miércoles, 8 de julio de 2015

Consejos para un viaje en avión perfecto.

Viajar en avión nos parece algo tan simple, que en ocasiones no nos damos cuenta de lo importante es seguir algunas rutinas para nuestros bebés, ya que para ellos subirse al avión supone todo un mundo, presión muy molesta de oídos y totalmente agotador. Si al viaje le sumas las horas de espera en el aeropuerto, el resultado puede ser desastroso y horrible. Así que después de más de media docena de trayectos y consejos de unos y otros, aquí tenéis unos pequeños consejos para no morir en el intento.



- Agótalos: Sea cual sea la edad de tus pequeñas fieras, intenta que jueguen, se cansen, que gasten energía. Si tienes que estar muchas horas esperando en el aeropuerto, propón juegos agotadores para ellos. Cuando sea la hora de subir al avión no tendrán energía para nada más, y con un poco de suerte, se dormirán.
 
- Control: Si lo llevas previamente organizado para una vez llegues al control solo tengas que sacarlo, mucho mejor. Me explico: De normal lo llevaba de cualquier manera y en el control iba buscando que si los líquidos por un lado, la comida del bebé por otro, pc, tablets, móviles... etc Pero ayer me lo separé bien todo y fue llegar a la mesa y tardé dos minutos en prepararlo todo. Nunca lo había hecho tan cómodo.

-Comida o agua para evitar el dolor de oídos: Los niños, y sobre todo los recién nacidos, padecen mucho de los oídos por culpa de la presión, pero una manera de evitarlo es bebiendo o comiendo. Si es en el despegue y aterrizaje más que mejor.

- Visita en changing room justo antes de salir: Si el viaje es corto y tienes un poco de suerte, no te hará falta cambiar al bebé durante el vuelo. En el caso de tener que cambiarlo, sea porque se ha puesto a cagar hasta la saciedad y se ha ensuciado de mierda de arriba a abajo (a mi me ha pasado), sea porque simplemente tenga pipi, en todos los aviones disponen de cambiador, así que aunque no sea el más cómodo del mundo, y si pillas alguna turbulencia no es cómodo, al menos tienes una mesita donde cambiarlo.

- Juguetes: Que no se te olviden. Les ayudará a estar entretenidos y a ti  a darte un respiro. Si no los quiere, la revista del avión es una buena opción.

- Mantita: Os irá bien a los dos si encienden el aire acondicionado a tope. Ayer lo pusieron en mi vuelvo y tuve que sacar la chaqueta.

- Paracetamol: Si le duelen los dientes, le da fiebre. Lo que sea que le pase, si tienes que esperar a aterrizar puede resultar una auténtica pesadilla para todos, pero sobre todo, para el, que es el que está sufriendo.

-Si llora, no te alteres: Cuando vas en transporte público sabes que puede viajar algún bebé y en consecuencia, que va a llorar. Ahora es tu turno, si llora es porque lo está pasando mal, así que intenta no ponerte nervios@ e intentar tranquilizarle. Tu bebé es lo más importante, y a los demás, (¡que les den!)

Viajar con niños no es nada del otro mundo. A mi personalmente ME ENCANTA. Lo más importante es que te No agobies y sobre todo, que te organices bien. No dejes que el avión sea una excusa para vosotros y ¡a viajar!




Texto: Sexy and Mum
Fotos: Pixabay


No hay comentarios:

Publicar un comentario