domingo, 5 de julio de 2015

En verano, ¡a disfrutar de los peques de la casa!

Muchos padres se plantean qué hacer con los peques cuando llega el verano. Se acaba el cole y tienen todo el día por delante y sin nada que hacer. (¿Es cierto eso de “sin nada que hacer”?) El problema viene cuando los dos padres trabajan, por lo que, ¿Qué hacer con ellos? 




Alternativas hay tantas como uno quiera, pero sin duda, yo no he traído a mi pequeño al mundo para que cuando llegue verano mandarlo un mes o dos con sus abuelos. ¿Para que me lo críen ellos? ¿Para que los disfruten ellos cuando más sol y buen tiempo hace para ir al parque?
Puede sonar muy radical, pero sintiéndolo mucho, quiero ser yo la que cuando llegue de trabajar se vaya con su hijo al parque. Quiero ser yo la que lo lleve a la playa, y la que disfrute de largos paseos por la tarde. Es cómoda y fácil la alternativa de enviarlos un mes o dos fuera. “¡Qué descanso!”, pensarán muchos. Pero yo no lo veo así.

Egoísta me llamarán otros. Vale, aceptamos barco. Soy egoísta por querer disfrutar de la infancia de mi hijo. Soy muy egoísta por querer compartir con el las tardes de juegos. Soy egoísta por querer llevarlo al fin del mundo de mi mano. Y sobre todo, soy egoísta por no dejarlo disfrutar del clima de España.

Bueno, si. Quizás hasta hace un mes esto podría entenderlo. Pero ya no. Resulta que me estoy dando cuenta que este es el país de nunca jamás, como en Peter Pan. Tienes un Child Centre en cada calle. Hay clases de música gratis para bebés. Sesiones de lectura conjunta en las bibliotecas. Cuenta cuentos. Parques infantiles cubiertos. Piscinas cubiertas a patadas, y piscinas con toboganes, olas, y con playa (también hay unas cuantas -cubiertas claro-).

Por no hablar de las “escuelas de verano, o las clases extra-escolares”, que además de ser “chachi piruli” para ellos, son muy interesantes. Dicho todo esto, es más fácil entender que sea egoísta y no quiera mandar a mi peque a casa de sus abuelos todo el verano, ¿verdad?

Es verdad que hay muchas cosas que son gratuitas, pero hay otras que se pagan, y a precio de oro, pero es lo que tienen esos pequeños monstruos, que dejas de querer cosas materiales para ti porque las quieres todas para ellos.

Sexy and Mum
Foto: Pixabay




No hay comentarios:

Publicar un comentario