domingo, 5 de julio de 2015

¡Es un niño! ¡Es un niño!

Qué ganas tenía de saber el sexo de nuestro hijo. Pensaba que ya no podía esperar más. En realidad nos daba igual, lo único que queríamos era que viniera sano (después de lo que nos pasó en la semana 13…), pero yo estaba deseando que llegara el día y saber lo que era.

 

Estaba deseando irme de compras y coger o un vestido o una camisa, por decir algo.  Y como todo en esta vida, llegó el día. Al principio estaban midiendo la cabeza, viendo que todo estuviera bien. Me mandaron un par de veces a pasear porque no se dejaba ver, y por poco nos hacen volver otro día, pero al final se dejó ver.

Cuando nos dijeron que llevaba un niño, a Rubén se le iluminó la cara, pues aunque le daba igual, prefería que el primero fuera nene… y ahí lo tenía. Un niño con unos huevecitos enoooooormes.

Nos fuimos contentísimos a casa. Todo iba viento en popa. Garbancito, que ya no era garbancito de lo grande que estaba, venía sanote. Ya podíamos empezar a comprar cosas…

Sexy and mum

No hay comentarios:

Publicar un comentario