domingo, 5 de julio de 2015

La elección del carro, una importante decisión

Cuando me enteré que estaba embarazada empecé a mirar carros, por mirar y sin intención de comprar o decidir, y vi uno que me encantó. El Jané Muum. Tenía estilo, pesaba menos que los otros que me gustaron, era muy cómodo, práctico, y la cesta de abajo grande. Se plegaba muy facilmente, y en conjunto, era el mejor. 

Aun así quería mirar más opciones, quería probar otros. Por internet había estado mirando y el bebecar ipop era precioso. Quería mirarlo en la tienda, y también el jané rider. De todos los que vi, esos fueron los que realmente me apetecía mirar.

Al entrar en la tienda el primero que me enseñaron fue el Bebecar Ipop. En blanco y en polipiel. Me encantaba. ¡Es un carro espectacular! También quería mirar detenidamente el rider de jané, ya que me parecían muy “guays” las ruedas así, pero entre éste y el muum, me quedaba con el mum. 

Antes de decidirme quise echar un vistazo en Londres, pero lo que vi no me gustó nada. No hacía más que comparar con el muum y el bebecar.
 
Después de mucho pensarlo, me decanté por el muum. Simplemente por comodidad. Si hubiese estado en España, donde no tuviera que estar constantemente metiéndolo en el autobús, coche, etc. no se cual habría elegido (por supuesto entre estos dos) pero es Londres  no hay lugar a elección. Y ese fue el regalo de mi madre. Me encantaba (y me sigue encantando), y si me tuviera que volver a comprar un carro, me volvería a comprar el mismo. (aunque este no lo compré yo…)

Sexy and mum

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario