domingo, 5 de julio de 2015

Retención de líquidos ¡S.O.S!

En la semana 29 de mi embarazo estaba estupendísima. Estaba a punto de irme de vacaciones a España y me encantaba mi barriga. Pero qué trágico el momento en que al bajarme del avión, bien sea por la presión, por tanto rato sentada, o por lo que fuese, ya empecé a hincharme, o al menos, a sentirme así.

En pocos días cogí mucho volumen, parecía que tuviera 10 kls más encima. Mis piernas se hincharon de tal manera que asustaba. No podía ponerme otro calzado que sandalias, y solo me bajaba un poco el hinchazón con largos ratos de piscina. 


image
Deseaba hacerme fotos, pero me veía tan hinchada, que no quería ponerme ante la cámara. En ese momento entendí por qué recomiendan las sesiones de fotos en el 6º mes de embarazo, sin embargo yo había esperado demasiado (en casa de herrero, cuchillo de palo).

Al volver a Londres me deshinché un poco, pero no me duró mucho más tiempo. El último mes y medio de embarazo fue horrible, en cuanto a eso se refiere. No podía dormir más de una hora seguida porque al estar tan hinchada los brazos se me dormían exageradamente. La barriga no me molestaba en absoluto, sin embargo, Aarón cada vez daba patadas más fuertes y se movía más. (Dicen que al final del embarazo el bebé se mueve menos, pero en mi caso se movía igual)
Empezaba a estar cansada.

Las semanas pasaban y yo solo quería que llegara el momento de dar a luz. Además, a partir de la semana 36 yo estaba más que preparada para que mi bebé llegara al mundo. No veía el día…

Sexy and mum

No hay comentarios:

Publicar un comentario