sábado, 22 de agosto de 2015

30 day challenge. Harta de los nutricionistas y del la báscula.

Sí. Cómo lo lees. Hace tres días empecé mi propio 30 day challenge ya que estoy hasta el moño de la báscula. Aquí ya he comentado varias veces que en ese caso lo mejor es acudir a un especialista. Bueno, pues me retracto. ME RETRACTO y lo digo bien alto. Cada uno es de una manera, sus hábitos, cómo tolera los alimentos... etc. Y como nosotros no nos conocemos nadie. Por eso digo que me retracto en cuanto a los especialistas, pero esto no es así sin más... Déjame explicarlo....


dieta challenge adelgazar bienestar


Me he pasado toda la vida pendiente de la báscula, de ese maldito peso. Siempre pendiente y siempre obsesionada. Nunca he llegado a la anorexia, si lo estás pensando, pero siempre he tenido obsesión con mi físico. ¿Por qué? Fácil. Porque tengo tendencia a engordar y lo hago muy fácilmente. Así que si no me he mirado, enseguida he cogido un par de quilos y ... ya sabéis. Por ese motivo siempre he tenido una alimentación bastante sana y equilibrada. Me gusta toda la comida, por lo que jamás me ha costado hacer una dieta. Odio el aceite en la sartén, solo lo tomo en crudo. Tomo dos litros diarios de agua. Me encantan los tés. En fin, que más o menos mi vida se ha basado en una dieta sana y equilibrada.

Bueno, pues cuando me quedé embarazada fue algo que me preocupaba bastante, el peso. Sabía que había embarazadas que llegaban a ponerse más de 20 kls encima, y yo no quería eso en absoluto. Mi dieta cambió y empecé a cuidarme incluso más, tomando más fruta (que antes comía pero ahora más). Al principio todo fue bien, apenas sumaba un kl cuando se supone que tienes que llevar algo más, así que feliz. Pero no se que pasó, mi ginecóloga dice que son las hormonas, pero todo empezó a cambiar. Empecé a coger peso de forma trágica y sin stop. No se a cuanto llegué, me asustaba subirme a la báscula, y cada día que pasaba yo estaba más hinchada.

Di a luz, y empezó a pasar el tiempo. Apenas bajaba gramos, y hacía dieta, pero no se notaba. Al final me decidí ir a una nutricionista en uno de mis viajes a españa. Le conté mi problema, le conté mis hábitos alimenticios. Y me dio una dieta. Sólo diré que el único beneficio que le encontré a ésta fue darme cuenta de que la fruta después de comer me engorda barbaridades. Quizás por eso también cogí más peso en el embarazo.

Probé varias de las dietas que me dio, pero sinceramente, por primera vez en mi vida una dieta me causaba ansiedad. Por ese motivo la dejé un poco de lado aunque más o menos la seguía. Bueno, dos meses después y la báscula está igual. ¿Conclusión?

Quizás un nutricionista que estudie mi caso más a fondo, que tenga en cuenta análisis de sangre (por mi reciente hipertiroidismo que se supone que debería hacerme adelgazar a saco porque lo tengo por las nubes y no bajo ni un gramo) y no se, algo más, quizás eso me funcionara, pero lo que tampoco voy a hacer es empezar un peregrinaje hasta dar con el que me lo acierte. Así que.. ¿Qué voy a hacer?

Me he pasado más de la mitad de mi vida sin almorzar (el snack de media mañana), lo cual me dejaba reservado para el domingo. He ido por la vida con un café y punto y pelota. Ha llegado la hora de comer y no me he hinchado y me he puesto hasta el culo, por la sencilla razón que mi cuerpo, si le das comida pide más comida, si no le das, no quiere. No digo que no coma a medio día, en absoluto. Me como mis platos como cualquier otro ser humano, pero no me como el valor de dos, como mucha gente piensa que pasa si no comes nada por la mañana.

¿Merendar? Un café, gracias. Casi que igual que por la mañana. Y entre horas tes e infusiones. Cuando iba a trabajar (antes de la maternity leave) sí que me comía un plátano todos los días, porque aunque sea una fruta que engorda mucho, aporta mucha energía. Y no os voy a mentir, pocas veces llevaba otra fruta que no fuese plátano.

Pues ahora la nutricionista me decía que tenía que desayunar con dos galletas. La mierda de esas dos galletas que nunca me he tomado, lo siento mucho pero me da más hambre. Nunca paso hambre por la mañana sin comer hasta que empiezo una dieta que me hace comer por la mañana y encima me da mucha más hambre.  Para almorzar dos tortas de arroz con jamón de york o un trozo de pan (4 dedos) con jamón de york también. Pero esto entre semana, el fin de semana fruta. Totalmente al revés de cómo lo hacía yo. El único día que de verdad disfruto con el almuerzo/desayuno es el domingo porque no lo hago sola, y ahora tengo que quitarmelo. ¿Hola?

Si sigo no paro, así que voy a contaros mi conclusión.

- Si durante 29 años nunca desayuné más que un café, ¿por qué lo voy a hacer ahora que estoy a dieta?

- Si siempre he sabido cómo prepararme las comidas de forma que me gusten y no me engorden, ¿Por qué voy a empezar  a hacerme comidas que no me gustan o aborrezco?

- Si he acostumbrado a tomarme un buen desayuno/almuerzo el domingo porque es el único día que lo hago, ¿Por qué voy a dejar de hacerlo?

A veces hay que escuchar las recomendaciones que nos hacen e incluso renovarnos, pero ya está bien. Estoy hasta los mismisimos de levantarme cada mañana y mirarme al espejo sintiéndome GORDA y OBESA. He llegado a un punto en el que ya me da igual si como o si no, porque seamos honestos, el hambre es psicológico, y si los anoréxicos pueden pasar años sin comer más allá que una manzana al día, si mi cuerpo lo que necesita es una dieta de choque que te mueres se la voy a dar. Si ello conlleva en comer cada día menos (que no nos equivoquemos, menos significa a llegar a una manzana) lo voy a hacer, pero estoy hasta el pirri de sentirme como me siento.

30 day challenge es solo mi comienzo. Va a ser mi "terapia de choque". Me sobran unos 15 kilos. 15 kilos para estar en mi peso anterior. Para estar como estaba antes de quedarme embarazada. Mi objetivo de momento es ese, y los 10 primeros van a ser ASAP. No me voy a comprar pantalones largos, y de preñada solo tenía unos que se me rompieron, así que... o lo pierdo ASAP o ¡voy desnuda por la calle!

Sexy and Mum

No hay comentarios:

Publicar un comentario