jueves, 1 de octubre de 2015

Carta de mamá. Se nos acaba el tiempo.

Mi año de baja por maternidad casi ha terminado. Mis viajes cada mes y medio quedan en el recuerdo, y mis ojos se inundan de lágrimas solo de pensar que no se cuando vamos a volver. Y no es el hecho de no saber cuando vamos a volver, es todo y es nada. Es no querer perderme ni un segundo de mi pequeño y querer que nuestra familia tampoco se lo pierda. Es no querer separarme ni un segundo de mi pequeño gran saltamontes, aunque tenga ganas de empezar a trabajar.

Se nos acaba el tiempo, la baja por maternidad se va


Nuestro año juntos, solo tu y yo, se está terminando. Bombón, vas a empezar la escuela infantil y yo me iré a trabajar. Se que te lo pasarás en grande, y lo se porque te vuelves loco cuando ves otros niños como tu. Ahora empieza una nueva época, en la que tu y yo ya no estamos juntos todos los días. En la que ya no somos el único equipo. No voy a negar que me daba miedo el hecho de pensar de estar un año entero de baja. Quizás era mucho tiempo, quizás se me caía la casa encima, pero, ¿Sabes que?


He disfrutado la maternidad como jamás lo hubiera imaginado. He dormido a deshoras, he comido cuando  me dejabas, he ido al baño, lo más íntimo de cada uno, contigo detrás. Pero he aprovechado cada momento como si fuera el último. Hemos jugado, he aprendido a amar sin límites, a amarte sin límites, te he mirado horas y horas mientras dormías, te he enseñado a andar, a gatear, a jugar, a amar los libros como yo lo hago, a sonreír, a ser paciente, a bailar.

un año juntos y un sin fin de sentimientos


Me quedan muchas cosas por aprender, y muchas más, por enseñarte, pero el tiempo se nos acaba. Vas a dejar de ser solo "mio" (si, se que también es del papi, ejem ejem, jeje) y te vas a ir a pasártelo bien con otros niños, tendrás tu "profe", o "seño", o como quieras llamarle. Quizás no sea yo quien te consuele cuando caigas o llores. Se que van a ser solo dos días a la semana. Se que he podido disfrutar de un año entero de baja, de tu primer año juntos. Que en muchos países no hay ni 6 meses. Pero no puedo evitar entristecerme. No puedo evitar ponerme a llorar al pensar que no voy a estar todo el día contigo, mi pequeñín, que no voy a ser yo quien te acueste todos los días. Que no me encontrarás cuando gire la cabeza buscándome.

Hace mucho tiempo me dijeron que me iba a arrepentir de cogerme tanto tiempo, que ya vería como con un segundo hijo cogía la mitad de tiempo de baja y que me iba a volver loca. Cuando me lo decían mi cara mostraba incredulidad. ¿Quién se va arrepentir de pasar tanto tiempo con su recién nacido? Es como aquella que no quiere cogerse la baja cuando el médico se lo recomienda porque simplemente se aburre en casa. Os juro que con la de cosas pendientes que tengo que hacer, aburrirme no me aburriría, pero ese es otro tema, quizás para otro post. 

Me encanta ponerme a escribir y que me interrumpas 10 veces. Me encanta hacerme un café para desayunar y tomármelo para después de comer. Me encanta escuchar tus ruiditos. Levantarme para consolarte, dormirte, y tenerte en brazo. Te quiero te amo y te adoro. Eres lo más bonito de este mundo (vaaale, papá también, jejeje) y te amo con locura (os amo con locura). Me pasaría uno, tres y los años que hicieran falta de baja con tal de no separarme jamás de ti y de ser yo la que vea todos tus progresos. Llámame egoísta, pero en cuanto a ti respecta, sí, como la que más. 

Con todo el amor de mi corazón. Mamá. 

Sexy and Mum

3 comentarios:

  1. Es muy duro dejar las primeras veces a nuestros peques en la escuela infantil, e incluso hay gente que no es capaz y no los deja disfrutar, no se adaptan.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho la carta, se nota que amas a tu peque. Al principio será duro, pero cuando llegues a casa puedes recompensarlo queriéndolo mucho. Y sí, aprovecha hasta el último minuto porque crecen muy rápido, y te va a tocar ir compartiéndolo con la vida. Hoy es la escuela infantil, pero el día de mañana verás como ya ha ido formando su camino y caminará solo. Cerca de ti, pero caminando solo (como debe ser). Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sagra. La verdad es que me da mucha pena que empiece ya la escuela infantil, aunque por otro lado estoy deseándolo, porque es un bebé muy sociable (lo parece al menos) y se vuelve loco cuando ve otros niños o lo llevo al parque... El otro día en una boda lo dejé un rato con unos monitores, y ni se enteró que me fui. Aunque si, es ley de vida, y si es como yo, qué paciencia voy a necesitar porque entonces querrá ver mundo y no habrá quién le pare! ;)

      Eliminar