viernes, 16 de octubre de 2015

Yoga para aliviar el estrés y ser consciente


A menudo buscar un bebé genera estrés, ansiedad e inquietud ante la espera. No soy experta en yoga, sino practicante, pero me gustaría contaros de qué manera me ayuda a sobrellevar la angustia de día a día. Además del hatha yoga (o yoga físico) que me mantiene en forma, practico meditación, que me ayuda a centrarme en el momento presente, a tomar consciencia de mi estado anímico y físico y a relajarme. Mens sana in corpore sano.


Hace un año me apunté a yoga. Tiendo a la tensión física. Siempre he practicado deportes de resistencia y aeróbicos, como zumba, aerobic o spinning, así que este tipo de yoga supuso un reto para mi “hiperactividad”. Porque necesitaba parar. Mi inquietud constante por el futuro hacía que no disfrutara del presente y tuviera una actitud de frustración cuando las cosas no salían como esperaba. Pocas veces me paraba a pensar en cómo me sentía y a poner solución a esas emociones que no me gustaban. Además, el yoga me está viniendo fenomenal para aguantar la inquietante espera del bebé.



Yoga significa “unión”. Unión de mente y cuerpo. Solemos buscar un fisioterapeuta cuando nos duele un músculo, un médico cuando nos duele la cabeza, pero ¿a quién pedimos ayuda cuando se nos descontrolan las emociones? A continuación os cuento algunas prácticas del yoga y los beneficios que he descubierto en ellas:

1. CONTROLAR LA RESPIRACIÓN, CONTROLAR LOS NERVIOS

Algo tan sencillo como poner consciencia en la respiración puede ayudarte a aliviar los nervios del día a día. Al contrario que en Pilates, se respira por la nariz. Existen numerosas técnicas de respiración,como la abdominal, la completa, la clavicular o la alterna. Cuando soy consciente de cómo respiro, soy capaz de controlar situaciones de estrés. Con sólo tres respiraciones abdominales, que consisten en dirigir el aire al vientre imaginando un globo que se hincha y deshincha dentro, notas al instante el bienestar que ocasiona la relajación del diafragma. La respiración alterna (un poco más compleja de explicar), ayuda a equilibrar sendos hemisferios cerebrales.

2.MANTENER UN ASANA O TOMAR CONSCIENCIA DE PRESENTE

Mantener un asana me ha enseñado la importancia de parar y tomar conciencia del presente, que nuestros pensamientos estén dirigidos hacia lo que estamos haciendo, así como a conocer mis límites físicos y respetarlos, sin más tensión que la necesaria, aunando firmeza con confort en cada postura. El mayor beneficio a nivel físico ha sido la flexibilidad producida por los estiramientos, pero también el fortalecimiento de mis músculos.

3. LA RELAJACIÓN: CÓMO ME SIENTO

La relajación me ayuda a preguntarme cómo me siento y a aceptar mis emociones sin tratar de cambiarlas. Os aseguro que no es fácil y que ha habido días en los que he tenido ganas de llorar, sobre todo cuando empecé, pero con la práctica he sentido una paz, una armonía, una luz y un bienestar general que no he logrado de otra manera. Apenas tenemos tiempo durante el día para dedicárnoslo, así que aprender a relajarme me sirve para conectar con el centro de mí durante un rato y con cada parte de mi cuerpo, entendida al final de la relajación como un todo ligero, espacioso.

4.LA MEDITACIÓN: EL ARTE DE NO PENSAR

La meditación requiere de más tiempo y más práctica. Para mí, consiste en lograr que nuestra mente se quede quieta sin que intercedan los pensamientos. Suelo meditar con mantras, me gusta más. Y aunque suene muy místico, con la práctica de la meditación yo consigo ver luces que me aportan paz, colores que centran mi atención y me ayudan a no pensar. El estado de tranquilidad posterior es indescriptible.

Así que recomiendo a todo el mundo, y especialmente a quienes os falla la paciencia (como a mí) en procesos de la vida que requieren de ella, que pruebe a practicar yoga. Quizá el mayor beneficio que puedo transmitiros es que me ha ayudado a elegir conscientemente ser feliz en cada circunstancia.

Y vosotras, ¿practicáis yoga?, ¿qué os aporta?

Patricia Mart. Sexy and mum

No hay comentarios:

Publicar un comentario