jueves, 10 de diciembre de 2015

¿Y si entramos en guerra? Entonces, ¿qué?

Últimamente no veo muchas películas ya que cuando empieza estoy tan cansada que me duermo. El domingo me puse a buscar y di con la de "Golpe de Estado". El trailer pintaba genial, así que, ¿Por qué no verla? Sí, muchos diréis que es la típica americanada, (y eso que no sale la bandera americana ni 10 segundos. ) pero me gustan las americanadas. ¿Conclusión?

y si entramos en guerra, ¿qué? by sexy and mum

Con todos los ataques que estamos viviendo últimamente (y no me refiero al de francia, sino a el de TODOS los países contra todos los países) lo más fácil es que entremos en guerra, a menor o mayor escala, pero que caigamos en ella. Y mientras veía la película, no hacía más que pensar: "Y si entramos en guerra ¿Qué?".



Para quien venga de nuevas al blog, os diré muy brevemente que estudié periodismo y que mi único objetivo durante la carrera era que al acabar pudiera emprender mi camino como corresponsal de guerra. Me apasiona este mundo vivido desde el punto de vista periodístico (no por lo macabro, sino porque si existen guerras, que al menos haya quien informe sin importarle un pepino la ideología política de ambos bandos). Pero la vida me trajo a mi novio, y con él, la idea de esa corresponsalía tan ansiada fue desvaneciéndose poco a poco.


niños armados en guerra, sexy and mumA día de hoy, lo veo totalmente distinto. Por supuesto me sigue apasionando, al igual que el periodismo de investigación, pero no me veo a mi misma en ese puesto de trabajo. ¿La razón? Mi pequeño gran bombón. Solo de pensar que me pueda pasar algo y le arrebaten a su madre hace que me quiera quedar más cerca todavía. Pero ayer, viendo la película, lo único en lo que podía pensar era en el. Tiene un año, y si entramos en guerra, ¿Cómo la sobrellevaríamos? Tiene necesidades, que nosotros como adultos podemos aguantarnos, pero él todavía es un bebé. 

Un bebé indefenso, que todavía no tiene la capacidad de correr, de escapar, de huir. De quedarse totalmente mudo y no dejar que ni siquiera un suspiro salga de su boca. Es un bebé que no aporta nada a un mundo en guerra porque para algunos solo come, caga, estorba y por lo tanto, no es productivo. Es un  bebé vulnerable, que no se puede defender por sí mismo. Pero sobre todo es un bebé que debe vivir en un mundo lleno de risas y de amor, no entre bombas y tiros. 

La guerra trae hambre y miseria, sexy and mumNunca me había planteado el tema de la guerra como lo hice el domingo. Por supuesto que cuando vemos en televisión los países en guerra, los niños, y demás, padecemos por ellos, pero no es lo mismo verlo que vivirlo. No es lo mismo que le pase al vecino que a ti. ¿Y sabéis qué? Ante las mismas situaciones, al igual que en la película, estaría dispuesta a matar a quien se pusiera por delante por intentar salvar a mi familia. Por intentar protegerles,



La televisión, los periódicos, y hoy en día, las redes sociales, solo pueden mostrar imágenes y palabras. Y digo solo porque si pudiesen retransmitir el olor, la peste, esos desagradables y vomitivos olores que la muerte, y en consecuencia  la guerra, desprende, estoy segura que no habría tantas guerras. Esa guerra que tanto temo afecte a mi familia, pero la cual está afectando a otras familias. A otras madres preocupadas por el desarrollo de sus bebés, a esos padres que no saben si les van a poder poner un trozo de pan en los platos de los suyos. A esos hijos preocupados por sus padres, las cuales viven en el lado más oscuro y son presa fácil de los bombardeos.
infancia castigada por la guerra, sexy and mum

Pero sobre todo, cuando escribo estas línea, lo hago pensando en personas y familias reales. Porque el año pasado, antes de que el tema de Siria y de los refugiados estuviera en las portadas y titulares de las noticias, unos conocidos nuestros nos contaban cómo mandaban dinero a sus familiares porque estaban en plena guerra. Cómo estaban haciendo todo lo posible por mover los hilos necesarios y sacarlos del país.

Una guerra no trae nada bueno. Y lo peor es que quien las provoca, es a quien menos le afecta. Cómo cambiaría la cosa si en vez de ser el pueblo el que se va a combatir fueran los propios políticos. ¿Os lo imagináis? ¿Os imagináis a aquellos que van a las reuniones de la OTAN, de la ONU, la cumbre de tal o la cumbre de cual en primera línea de combate?

luchemos por la paz, sexy and mum

No me lo imagino al igual que no me imagino a sus hijos con un arma en las manos. No me imagino a estos políticos recibiendo palizas, abusos o latigazos. No me imagino a estos mismos políticos pasando hambre. No me los imagino sumidos en la miseria. Ni andando descalzos. Ni vagando por una ciudad destruida por la guerra. 

Si la guerra oliera, y fuera el perfume de sus salas, otro gallo cantaría. Si fueran ellos los que perdieran la vida por intentar arrebatarles a esos países el petróleo, o el oro, o el interés económico de turno, otro gallo cantaría. Señores políticos, ¿entramos en guerra siendo capitaneados por vosotros?

Irina, Sexy and Mum
Fotos: Pixabay.com

2 comentarios:

  1. Ufff, qué post tan intenso e interesante. Me gusta, aunque el tema lo aborrezca.

    El mundo tiene tan poca empatía que generalmente hasta que no te toca de cerca uno no reacciona.

    Nadie debería pasar por algo así, no me puedo ni imaginar tener que huir porque pueden matarnos, no tener dónde dormir o qué comer. Poca gente sabe lo que es eso de verdad, pocos se paran a pensar lo que supone pasar hambre o dormir en un bosque, jugarse la vida en una lancha o esconderte.

    Los de arriba jamás irán a una guerra, ni pasarán hambre ni frío, ese es el problema. Tal como es la Tierra podríamos vivir todos en paz y felices, pero no...

    Siempre me acuerdo de la película "Cadena de favores"... ¿Y si TODOS hiciésemos algo así? Nos escudamos en que "total, yo no puedo cambiar nada"... Pero es que todo esto se cambia desde abajo, poco a poco, con los valores que parecen que se tienden a perder.

    Ojalá no nos toque vivir algo así nunca. Yo tampoco me imagino a mi niño sujetando un arma ni quiero imaginármelo con esas miradas aterradas por la noche. Por eso siempre he dicho que, aunque no comparta los motivos de los que atacan, muchas veces los comprendo porque no les queda nada, les quitamos todo y luego les cerramos las puertas, no les queda nada, han perdido a sus familias... Está claro que si fuesen los hijos de los políticos los que estuviesen durmiendo en un bosque o no tuviesen qué comer el mundo sería MUY distinto.

    Un abrazo, periodista ;)
    Blanca.

    ResponderEliminar
  2. Hola Blanca!! Perdón el retraso pero últimamente no tengo tiempo ni para respirar... Claro, no es lo mismo llamar que levantarse a abrir...

    Y ahora tal y como está todo, que me cuentas? Diciendo q esperan q cuando acabe la guerra se vuelvan a sus países, o lo ataques? Anonadada me quedo...

    Mil besos y espero verte x aquí!! 😘😘😘

    ResponderEliminar