sábado, 6 de febrero de 2016

Beneficios de la natación en familia y en recién nacidos

 La natación aporta muchos beneficios para diferentes aspectos de nuestras vidas (tratamientos, espalda, terapias... ) y la mejor manera es empezar desde bebé. Es cierto que la natación en recién nacidos o bebés no va a hacer que aprendan a nadar a esa edad, pero va a hacer que adquieran ese dominio y habilidad en el agua, lo cual es muy importante ya que posteriormente, a una edad de 4 o 5 años, sí aprendan la técnica de la natación. 

Beneficios Natación en familia



Además, hay que tener en cuenta que cuanto antes se les introduzca en la natación, simplemente por el hecho de entrar a la piscina, estar en contacto con el agua, con más niños, divirtiéndose, etc., va a hacer que no tengan miedo al agua, o que al menos sea menor.


Beneficios de la natación:


- Para los bebés que todavía no han aprendido a andar, estar en el agua les permite una movilidad tridimensional que todavía no tienen fuera de ella. Esto beneficia al desarrollo psicomotor.

- Desarrollo del cuerpo: Ayuda a que sus músculos, huesos y articulaciones se fortalezcan. Así como el sistema cardiorespiratorio, ya que fortalece el corazón y los pulmones. Además aumenta la eficiencia de la oxigenación y traslado de la sangre, por lo que también fomenta una buena circulación.

- Estimula el apetito: Siempre que vamos a la piscina o a la playa sentimos que tenemos mucha más hambre. Será el calor, pensamos a veces, pero realmente al ser un ejercicio de alto desgaste energético lo que hace es estimular el apetito, por lo que si tu bebé no es muy buen comedor, es perfecto para el.


- Un coeficiente intelectual más alto: Hay estudios que demuestran que con la práctica de la natación durante los dos primeros años de vida se desarrolle una mayor percepción del mundo que les rodea, siendo más observadores y creativos, por lo que consiguen lograr mejores promedios en los exámenes.  Además el agua estimula la capacidad de juego del bebé.



- Mejora la relación con los demás: Se empieza a socializar en un ambiente de juego y diversión, compartiendo y relacionándose con otros niños, lo cual le va a proporcionar confianza para comunicarse al estar en constante contacto con niños e instructores. Esto les va a ayudar también a tener una mejor autoestima.


- Disfrute total de flotar: Una sensación que nos gusta tanto a mayores como a niños, pero para ellos es algo nuevo. No tienen claro todavía cómo lo hacen pero generalmente les encanta la sensación.

- Habilidades de supervivencia: Es una protección extra que les ayuda a prevenir accidentes acuáticos (a saber cómo desenvolverse ante uno)

- Mejora la relación con papá y mamá. Así como "piel con piel" mejora esa relación, la natación en familia también lo hace.


Y sobre todo, la natación es una actividad divertida que hace que los bebés se relajen, se cansen y cojan mejor la cama a la hora de irse a dormir. En verano podemos disfrutar de piscinas al aire libre y en invierno de las cubiertas (o cubierta todo el año, como prefieras) ¿Qué más podemos pedir?



Y tú, ¿Cuándo llevaste por primera vez a tu bebé a una piscina? ¿Crees que la natación es tan buena como dicen o crees que está sobrevalorada?


Iri, Sexy and Mum

No hay comentarios:

Publicar un comentario